Baraja Española con Tanumanasi

Algunas personas temerosas de la baraja española me preguntan, Tanumanasi ¿Quién puede tirar las cartas españolas del Tarot? Mi respuesta es que toda persona equilibrada puede obtener mucha y valiosa información de la lectura de cartas del Tarot Español. Es más, con un arduo y sistemático trabajo en la dirección de interpretar las figuras, personajes, números y símbolos que habitan los arcanos, cada cual debe encontrar su propia forma de tirar las cartas españolas. Eso es, precisamente, lo que hace del Tarot y en concreto de la austera baraja española una forma de conocimiento tan particular. Cada lector se relaciona con ella de manera especial y única. Esto no significa que no sea preciso un exhaustivo estudio de las cartas, pero dicho estudio debe hallarse siempre guiado y enfocado hacia el despertar de la propia intuición que es la precursora de la facultad de la videncia. Otras personas preguntan: ¿Cómo saber si las tiradas del Tarot que yo practico son buenas?” La respuesta a esta pregunta es pura lógica: si al contemplar las cartas previo a la lectura, sientes su mensaje en tu conciencia, entonces las tiradas funcionan.

Al tirar las cartas españolas, se trata realmente, de conectarse con la baraja de modo completo. En una sociedad cultural donde la lógica y la razón son las formas cognitivas principales y excluyentes, el considerar las cartas como auténticas entidades con las que podemos mantener un diálogo cambiando nuestro modo de percibir, el descifrar los mensajes de los personajes de la baraja que en su lenguaje de símbolos nos hablan, son algunos de los pasos que más les cuesta a la gente que se acerca por primera vez al Tarot. En el Tarot como en la vida; si no se tiene un criterio propio, fruto del contraste con otras conciencias e iluminado a la luz de la propia intuición, entonces no se tiene nada. Cuando te dispongas a tirar las cartas españolas del Tarot debes tratar de intuir y razonar, pero ambas cosas juntas y fusionadas. Se trata de encontrar el equilibrio. Más allá de esto que afirmo, no hay forma de que ninguna persona pueda enseñar a otra el modo en que se encuentra ese equilibrio. Cada persona que se acerca al tarot en general y a la baraja española en particular tiene que hacer su propio camino; encontrarse a sí mismo a través del recorrido iniciático que son las cartas. De lo que se trata cuando yo tomo la baraja, no es tan sólo de una tirada y lectura del Tarot, sino de que estas misteriosas cartas me van a proporcionar de nuevo una experiencia única, un modo mágico de experimentar la vida.