Historia de la Baraja Española de 48 cartas

Estas son las raices, origen e historia de la baraja Española de 48 cartas, tambien conocida por tarot español. La baraja española se divide en cuatro palos, con una serie de cartas numeradas del as al diez y tres Figuras de la Corte: el Rey, el caballo, y la sota, que en principio puede representar a personas de ambos sexos. En principio, el término "sota" se traducía por infante, por lo que existe la creencia de que las figuras de la corte de la baraja española, eran la representación de una familia del medioevo acomodada o una pareja de la realeza con un simbólico defensor (el caballero) y un criado (el paje).

Los 4 palos o triunfos: oros, copas, espadas y bastos, se encontraban según la tradición relacionados a los ancestrales símbolos de la Astrología del león, el toro, el águila y el ángel (o el humano), que en la visión bíblica del Antiguo Testamento del profeta Ezequiel se transformaron en los 4 animales, también llamados jinetes del Apocalipsis. Los pintores del medioevo los equipararon a los cuatro elementos: fuego, tierra, aire y agua, equiparándolos con las cuatro
Estaciones: verano, primavera, otoño e invierno.

Todo lo anterior, a su vez, fue por los cabalistas asociado con las 4 letras hebraicas YHVH traducido vulgarmente como Jehová (la energía súperconsciente de la que se crea y eternamente se nutre el universo).

Además, existe la creencia entre algunos maestros de la cartomancia de que los 4 palos de la baraja procedían originalmente de los 4 objetos sagrados de las leyendas del santo Grial: la espada, el plato o patena, la lanza y la copa. Otros más opinan de que son una derivación de las 4 castas o clases sociales; las copas simbolizando a la iglesia, los oros a los comerciantes y especuladores que son quienes manejan el dinero, las espadas a los nobles y los guerreros y los bastos a la plebe o gente campesina.

Siguiendo esta división que convierte a la baraja española en la representación de la sociedad de su tiempo, las copas podrían muy bien representar hoy en día a la aristocracia y la jet set, los bastos a los grandes empresarios y terratenientes, los oros a los comerciantes y banqueros, y las espadas a los políticos y a los militares.